Sobre el Cibercrimen

Los cibercrímenes más habituales

Para que te hagas una idea de cómo está el patio en cuanto a ciberdelitos, aquí tienes una lista con los que más se cometen en España:

 

  • Robo de identidad: suplantar la identidad de otro usuario es una de las prácticas más comunes del cibercrimen. El objetivo de este delito puede variar entre perjudicar la reputación de un individuo o una organización, hasta obtener beneficios económicos, pasando por aprovecharse de servicios que paga la víctima y disfruta el delincuente. Te explico este caso en profundidad en este artículo.
  • Chantaje: otro de los casos más habituales. Los cibercriminales se hacen con datos clasificados o importantes para la víctima y piden un rescate por ellos. En los casos más turbios de este tipo de delito encontramos la pornografía vengativa (se amenaza con publicar imágenes o vídeos íntimos si no se cumplen unas exigencias concretas). Un mal de nuestro tiempo contra el que merece la pena luchar.
  • Fraude: por desgracia, muchos espabilados se aprovechan de la gente más incauta para estafarla. Antes de realizar cualquier pago online, asegúrate de que estás en una página legal, y que las personas detrás de esta son realmente quiénes dicen que son.
  • Acoso: el ciberbulling o el hostigamiento por parte de un delincuente informático. El objetivo de esta práctica suele ser provocar daño y perjudicar la imagen de una persona u organización en concreto, sobre todo mediante publicaciones en redes sociales o divulgando fake news.
  • Ciberespionaje: este tipo de ataque informático se centra en el robo de información clasificada, pero sin que la víctima sea consciente de ello. También puede tener como objetivo recopilar datos personales sobre alguien en particular o sobre alguna organización (como asociaciones o partidos políticos).
  • Ciberterrorismo: entramos en un ámbito más complejo y peligroso. El objetivo de esta práctica es la amenaza pura y dura hacia una población concreta y su modo de vida. Me refiero a ataques informáticos capaces de anular los sistemas de defensa de un país, o su red de suministro energético.

Estos son los principales crímenes a los que nos enfrentamos día tras día todos los que trabajamos en el ámbito de la ciberseguridad. Suponen verdaderos dolores de cabeza, sobre todo para las víctimas.

 

El cibercrimen es todo aquel hecho delictivo en el que se usa como medio para cometerlo Internet.

 ¿Cómo puedes protegerte del cibercrimen? 4 Consejos sobre ciberseguridad

Como profesional de la investigación, puedes tener una serie de salidas profesionales donde va a ser crucial que sepas cómo evitar los ciberataques, tanto para ti mismo como para el cliente con el que trabajes (ya sea una empresa o una persona física).

En ese sentido, veamos cuáles son las mejores acciones para defenderte de los delitos informáticos.

 

 1. Usa contraseñas indescifrables

Por increíble que parezca, todavía hay muchos usuarios de Internet a los que no les entra en la cabeza que «1 2 3 4 5» no es una contraseña segura. Y, claro, luego pasa lo que pasa:

  • Suplantación de identidad.
  • Robo de información importante.
  • Gestiones financieras sin permiso real del dueño de la cuenta bancaria.
  • Etc.

Para proteger tus datos de forma eficaz, lo mejor es que utilices una contraseña distinta cada vez y, además, que esta sea tan compleja que sea imposible de descifrar.

Para ello, te recomiendo que utilices KeepassXC. Se trata de un gestor de passwords compatible con Windows y Mac, con el que puedes crear y guardar contraseñas seguras e indescifrables. Te explico cómo utilizarlo paso a paso.

 

 2. Asegúrate de tener un buen antivirus

Puede parecer una obviedad, pero contar con un antivirus potente es una forma eficaz de contrarrestar ciberataques: desde todo tipo de malware (virus informáticos), hasta intentos de forzar el acceso a tu sistema.

Si no tienes antivirus (o si no estás seguro del que utilizas sea lo suficientemente potente) te recomiendo echar un vistazo a esta página con los mejores antivirus, así podrás estar protegido y se lo pondrás mucho más difícil a los ciberdelincuentes. 

 

 3. Usa una conexión VPN

Básicamente, lo que te ofrece una conexión VPN es una conexión cifrada.

Al utilizar una red VPN queda oculta tu IP (el código de identificación de tu ordenador o dispositivo en la Red). Es decir, que los datos que envías y recibes en tu sistema informático no pueden ser detectados por terceros.

Esto te permite permanecer en el anonimato mientras navegas pero, sobre todo, que los delincuentes no tengan acceso a tus datos personales. Y es útil (y necesario) tanto si te conectas mediante un ordenador, una tablet o el móvil.

 

 

4. Protege tus datos en las redes sociales

Como te decía más arriba, las redes sociales son una de las puertas de entrada preferidas del cibercrimen.

Si lo piensas, tiene lógica, ya que tanto en Facebook, como en Instgram, Twitter y otras redes, compartimos constantemente nuestros datos personales con mucha alegría, sin saber muy bien qué uso se les da.

En este caso, lo mejor que puedes hacer es aplicar las técnicas SOCMINT de investigación en redes sociales y cubrirte las espaldas, tanto a ti, como al cliente para el que trabajes.

Y, sobre todo, ten cuidado con la información que subes y compartes.

 

5. Descubre si alguna de tus cuentas ha sido comprometida con HAVEIBEENPWNED

HAVEIBEENPWNED es una herramienta online de ciberseguridad que te permite verificar si tus datos han sido comprometidos.

Para ello, basta con introducir tu correo electrónico, o una de tus contraseñas, y así saber si alguien los está utilizando sin tu consentimiento. Además, esta herramienta te permite crear una alerta para que te avise al instante si tu email o password están siendo utilizados.

 

 

 6. Extra: un vídeo explicativo sobre el cibercrimen

Después de ver todas las acciones que puedes poner en práctica para protegerte del cibercrimen, te dejo aquí un vídeo de Eugene Kaspersky, uno de los profesionales más importantes del mundo en la lucha contra la ciberdelincuencia.